¿Cuántas administraciones necesitamos?

Pere Guiu
Dr. ingeniero industrial en organización, miembro de la Comisión de Ingenieros Industriales en las Administraciones Públicas en el COEIC  y profesor de la ESAGED

Quantes administracions necessitem?

Hace días que se habla de ello, ministros y consejeros lo comentan, lo dicen los periódicos y noticiarios, Internet está lleno. Los mercados (esos entes que nadie ha visto y todo el mundo teme) piden un sacrificio: es necesario eliminar administraciones. Las administraciones son vistas como las grandes culpables de la crisis, y de paso, se mete en el mismo saco a los sufridos funcionarios junto con los gestores y los políticos electos.

En Grecia, el plan Calícrates, que entró en vigor en 2010 en medio de un gran rechazo social, establecía la eliminación de los municipios menores de 25.000 habitantes alrededor de Atenas y de menos de 10.000 en el resto del país, con la excepción de 2.000 en las zonas de montaña. En Finlandia, en los últimos 10 años, los municipios se han reducido un 25%. En Dinamarca en 2007 se pasó de 217 municipios a 98. En los Países Bajos, de 625 a 458 entre 1996 y 2006. Bélgica, en los últimos 50 años, ha pasado de 2.669 ayuntamientos a 589. Suecia redujo sus 1.387 entes locales a 286. Y en Portugal se ha pasado de 4.259 ayuntamientos a 2.750.

Joaquim Solé, catedrático de Hacienda Pública de la UB, sostiene que si Cataluña empezase de cero no tendría ningún sentido que hubiese más de 100 o 150 municipios. Muchos compartiríamos esta afirmación, pero el modo de hacerlo no debería ser una reducción drástica, sino que se pueden encontrar vías para incorporar la prestación de servicios mancomunales o fusiones voluntarias. Con todo, es bueno recordar que en muchos municipios pequeños, los regidores y los alcaldes realizan trabajos no retribuidos que generan un importante ahorro para su población.

Ahora bien, la pregunta que podemos hacernos es: ¿cuántas administraciones necesitamos? Ayuntamientos, pedanías, entidades locales menores, áreas metropolitanas, mancomunidades de municipios, consejos comarcales, diputaciones, veguerías (si algún día ven la luz), delegaciones territoriales de la Generalitat y delegaciones provinciales estatales necesitan una simplificación por el bien de la ciudadanía. Según mi punto de vista, se debería delimitar mejor la competencia y el alcance de los diversos productos y servicios que prestan las administraciones a un máximo de tres niveles: estatal, autonómico y local.

Una opción sería hacer algo similar a lo que se ha hecho en el macrocentro corporativo y multidepartamental de Santa Caterina, en Girona, donde se han concentrado servicios que se prestaban en las 29 oficinas especializadas de la Generalitat. Se han conseguido buenas economías de escala, un gran ahorro en alquileres y una significativa reducción de los servicios generales, se han eliminado duplicidades y se trabaja coordinadamente con ayuntamientos, consejos comarcales y la administración estatal.

Necesitamos que se lleve a cabo pronto una racionalización y optimización de los recursos administrados, ya sean económicos, humanos o materiales. Sería un lujo retrasar más la toma de decisiones, y ahora es el mejor momento para hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s