La obligada transición digital de los archivos históricos

Joan Soler Jiménez

Director del Arxiu Històric de Terrassa y profesor de la ESAGED

Encruzijada

Ante el mundo digital, los archivos históricos se preguntan cómo podrán hacer frente al reto digital teniendo en cuenta su mermado dimensionamiento actual. ¿Cómo los antiguos templos del “Big Data” analógico, podrán pasar a ser centros emblemáticos de la preservación digital? Planteamos algunas ideas para reflexionar sobre ello:

a)    Desvincular la función de los archivos históricos de una visión historicista o estrictamente cultural. O si se quiere, vincularlos a una cultura según viene definida antropológicamente: la cultura se practica, no se contempla.

b)    Poner en el centro de la cuestión la reutilización de la información con la finalidad de producir beneficio social, económico y evolución positiva. Los archivos históricos preservan, no por gusto, sino para reutilizar.

c)    Vincular los archivos históricos a la preservación digital, sea de datos, información o documentos. Preservar quiere decir proteger las propiedades esenciales de los documentos desde el momento en que vienen creados, digitalizar aquello analógico, extraer los datos de lo digitalizado, explotarlos y devolverlos a la sociedad de forma abierta.

d)    Fomentar una formación archivística orientada a estos objetivos, donde la preservación digital tenga un predominio importante. Reforzando esto, los profesionales demostrarán capacidad y capacitación suficiente para la gestión intelectual y física de estos activos.

e)    Ligar la preservación digital a la gestión de los documentos electrónicos. La preservación se inicia desde el momento en que el documento viene creado. El archivo histórico observa cómo todo ello se produce e interviene cuando es necesario. No hay cesura funcional. La gestión es integral. El archivo no se desvincula. Contemplar los archivos históricos como el último eslabón de un sistema de gestión de documentos.

Las cosas cambian y los archivos históricos también. Y esta necesidad de cambio debe ser prioritaria sobre todo por parte de los profesionales que actualmente trabajan en ellos. Reciclaje. No debemos esperar decisiones desde “arriba” sino que debemos conformar comunidad y movimiento que los transforme. Si no lo hacemos, tranquilos, pasaremos a ser museos de papel y pergamino, que tiene su glamour, pero que inevitablemente nos confinará en silos donde la supervivencia se hará dura teniendo en cuenta que solamente gozaremos de las partes más residuales de los presupuestos públicos, pero también privados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s