¿El humanista del siglo XXI?

Ramon Alberch i Fugueras

Director de la ESAGED y presidente de Archiveros sin Fronteras-Internacional

Embed from Getty Images

 

En la actualidad se ha convertido en un lugar común referirse a la ciencia archivística con calificativos como transversal, interdisciplinar o poliédrica, por solo citar los más recurrentes, en justo reconocimiento a la creciente sinergia de nuestra disciplina con una gran constelación de valores y su creciente sintonía con un entorno cambiante que obliga a repensar los métodos y también las competencias profesionales. Al hilo de esta afirmación debemos constatar, también, que una de las grandezas de la profesión de archivero-gestor de documentos –la multiplicidad de técnicas y saberes que debe integrar de manera armónica en su quehacer diario– supone también una indiscutible servitud, en la medida que su vinculación a diferentes disciplinas propicia un perfil profesional rico y complejo, con unas posibilidades de actuación y emprendimiento ilimitadas, pero, a su vez, esta misma complejidad deviene una dificultad en el ámbito formativo, en su señalamiento de prioridades y en su inteligibilidad y proyección ciudadana.

Aparte del núcleo “duro” –clasificación, descripción, valoración, preservación, difusión, acceso– el archivero debe utilizar recursos y conocimientos procedentes del mundo de la legislación y el derecho administrativo, de las tecnologías de la información y la comunicación, del marketing y las estrategias comunicativas, de los procesos y circuitos administrativos, así como de conocimientos en prevención de riesgos y seguridad, conservación y restauración, políticas de calidad, de acción y dinamización cultural y del amplio abanico de ciencias auxiliares de la historia. En paralelo, los nuevos desafíos del gobierno electrónico y de la reutilización y explotación de la información añaden más presión a un profesional que precisa de una notabilísima capacidad de integrar conocimiento e impulsar su programa de trabajo con el apoyo de los expertos. Esta suma de aportes confiere a la archivística un marcado carácter de cóctel y fusión, y al profesional de los archivos la exigencia de grandes dosis de permeabilidad y una ineludible apuesta por su formación y actualización.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s