Dinamización de industrias de la experiencia y sistemas industriales

Joan Soler Jiménez

Director del Arxiu Històric de Terrassa y profesor de la ESAGED

Embed from Getty Images

 

Transformar nuestra materia prima, el documento, su información y los datos producidos de calidad, en nuevo producto manufacturado, en servicio al ciudadano o en servicio a la empresa. Estos deberían los puntos fuertes de una promoción del conocimiento archivístico y en gestión documental en las empresas de ámbito privado. La conexión entre la industria y nuestra profesión es una necesidad que debemos reivindicar y potenciar. Y así parece ser que el Congreso de Archivos y Industrias Culturales y Creativas, que se celebra en Girona los días 13 al 15 de octubre, ha focalizado su interés. Aun así, aunque es importante hablar de industria “cultural” creemos que nuestro gran potencial ultrapasa este adjetivo y que puede extenderse, en realidad, a cualquier actividad industrial donde la gestión de la eficiencia sea necesaria. La concepción “cultural” es ya demasiado clásica y finalista, y no ofrece una visión clara del potencial de la gestión documental, por ejemplo. Ésta queda desubicada en las políticas públicas (por no decir totalmente olvidada), siendo un punto suficientemente crítico como para que no aportemos una visión distinta. El primer paso para promover este cambio de visión es ubicar correctamente nuestro sector. En este sentido proponemos ubicarlo en dos áreas: la de la industria de la experiencia y la de los sistemas industriales.

El valor añadido del “pasado” subyace en las industrias de la experiencia, no en las estrictamente “culturales”. La experiencia es aquello que provocas con todo aquello que has aprendido a partir del uso de los documentos. Dicho esto, esta tipología industrial incluye las industrias culturales, turísticas, deportivas, derivadas de la comunicación y la creatividad. Entre los elementos críticos de esta industria encontramos un exceso de oferta, ante una ciudadanía que consume pero que no compra; un esfuerzo inmenso hacia la digitalización de contenidos, pero una transición digital que deja gente por el camino; una banalización del producto “cultural” y, por tanto, poca estabilidad y poca continuidad de los productos elaborados. Entre los elementos de tendencia está sin duda la dinamización que el potencial digital ofrece a esta industria, la capacidad para proporcionar experiencia y sensación al cliente, la capacidad de impregnar nuevo conocimiento o conocimiento reelaborado. Esta industria puede reforzarse por la vía de explotar la evocación, la contemplación y la identidad, pero sin duda tendrá futuro si se plantea explotar la interacción del nuevo conocimiento para el uso inmediato y la evolución positiva.

El valor más potente de nuestra profesión está en la gestión de documentos y en el servicio que puede proponer a los llamados Sistemas Industriales. Estos sistemas necesitan constantemente método y control para mejorar la eficiencia de los sistemas de producción. No hace falta, en este sentido, repetir la oportunidad de seguir potenciando la formación y la implantación de las ISO 30300 y el potencial de la gestión documental para estos objetivos. De todos modos, los Sistemas Industriales tienen claro que la vía de mejora pasa más por las ingenierías y lo que permiten los productos informáticos. Nuestro conocimiento organizativo de origen humanístico no se percibe con toda la intensidad necesaria. Eso impide acompañar a estos Sistemas en su mejora y se observa un distanciamiento entre las tecnologías, su uso y producción, y nuestras capacidades. Esta distancia, quizás insalvable, hace que exista una fuerte desconexión con los Sistemas Industriales, perdiendo una posibilidad de expansión laboral importante. En positivo hay que decir que este sector aporta mucho a la cadena de valor de las empresas, y que en la actualidad solicita más formación específica a sus profesionales porque los efectos de la crisis piden cambios muy serios en la eficiencia empresarial. Quizás uno de los elementos fundamentales a explotar sería nuestro conocimiento en preservación digital, función estratégica en las organizaciones y que, con la digitalización, cada vez será más necesario afrontar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s