No partamos de cero, otra vez

Anahí Casadesús de Mingo

Coordinadora de formación continuada en ESAGED

 

La semana pasada se volvió a hablar de transparencia en el Parlamento catalán, pero esta vez con archiveros como interlocutores, defendiendo que una ley de acceso a la información y transparencia no puede olvidarse de tener en cuenta nuestros conocimientos y nuestras propuestas; con argumentos sólidos y bien preparados que han conseguido que los parlamentarios entendiesen la complejidad que supone garantizar este derecho a los ciudadanos y, aún más, sin tener en cuenta a los profesionales en la materia. La ley debe tener un trabajo archivístico previo, una inversión en archivos (incluyendo personal cualificado) y una apuesta clara por la Ley 10/2001 de Archivos y Documentos, en lugar de derogar sus artículos.

No partimos de cero. Contamos una ley con más de 10 años de trayectoria, contamos con profesionales altamente cualificados, con proyectos en la vanguardia de la archivística,… pero sobre todo (y en palabras del presidente de la Asociación de Archiveros de Cataluña) del espíritu de colaboración entre los profesionales del sector; sin duda, un pilar clave en el desarrollo y crecimiento de la profesión.

Otra de las incógnitas planteadas por los políticos es cuándo y cómo empezar. Se pretende acelerar la aprobación de la ley por motivos meramente políticos, más que por la voluntad de ser más transparentes. Ya hemos pasado por una ley estatal que no ha arrancado según el compromiso fijado: un ejemplo es la inexistencia del portal de transparencia que debería haberse puesto en funcionamiento en marzo de 2014; no hay protocolos, no hay debate ni siquiera en la prensa, no hay mayor inversión en archivos,… no hay voluntad política ni ganas de transparencia.

Teniendo tan cerca este ejemplo, deberían los parlamentarios catalanes ser capaces de no cometer los mismos errores, pensar con detenimiento la aprobación y la entrada en vigor, plantear inversiones realistas y adecuarse a las necesidades de la nueva ley. Por el momento, se ha tendido la mano al diálogo con los archiveros – gestores de documentos, se ha tenido en consideración nuestra visión y se nos ha escuchado. Veremos si la premura de la aprobación de la ley no deja en agua de borraja esta intención política de escuchar y mejorar. Veremos si el calendario de la entrada en vigor permite la necesaria inversión que pueda garantizar el derecho de acceso a la información del ciudadano. Veremos si nos obligan a partir de cero, otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s