Educación y archivos

Alfred Mauri

Profesor y Coordinador de Titulación de la ESAGED

Screen Shot 2015-10-27 at 11.51.38

La celebración el pasado 23 de octubre de las V Jornadas Educación y Archivos ha posibilitado una vez más la oportunidad de establecer un contacto directo entre los profesionales de ambos sectores, en esta ocasión centrado sobre tres ejes:

  1. Fomentar el conocimiento del patrimonio cultural a partir de las fuentes de archivo
  2. Impulsar el uso de los archivos escolares como recurso didáctico
  3. Reflexionar y aportar elementos técnicos para la gestión de los archivos de los centros educativos.

La conferencia inaugural a cargo de la socióloga Marta Simó contribuyó de manera clara a situar los documentos de archivo más allá de un papel puramente rememorativo o subsidiario, para valorarlos plenamente en su función de fuentes fidedignas, con constantes e interesantes ejemplos basados en su propio trabajo, muestra a la vez de la potencialidad tanto en el campo de la investigación como en su uso en el ámbito educativo.

El segundo bloque se articuló entorno a tres experiencias distintas, correspondientes cada una a uno de los ejes de la jornada. La primera basada en la colaboración entre centros docentes de Sant Feliu de Llobregat y el Archivo Comarcal del Baix Llobregat; la segunda, presentando la experiencia del instituto Menéndez Pelayo y la tercera, del instituto Jaume Balmes, como ejemplo de un centro en el cual se ha llevado a cabo un proceso de diagnosis para el tratamiento del fondo de archivo del centro y su posterior depósito en el ANC.

Es en la segunda y tercera en las que aparecieron elementos que desde el punto de vista archivístico podríamos considerar inquietantes. Las constantes referencias a la documentación como objeto museístico en el ejemplo del instituto Menéndez Pelayo evidenciaron, a mi entender, una visión del documento alejada precisamente de su dimensión real, que ya había identificado de forma clara Marta Simó en su intervención inicial.

En el tercer caso, en el que precisamente se ejemplificaba el camino que deberían seguir los fondos de archivo de los centros docentes, se hizo evidente el desconocimiento por parte de muchos de estos de los recursos, ciertamente limitados, y de las herramientas a su disposición.

Tanto por los aspectos positivos aportados por las experiencias y las comunicaciones, como por el hecho de aflorar puntos débiles en la relación entre centros docentes y archivos, se justifica sobradamente el esfuerzo para dar continuidad a las Jornadas y se constata su valor y necesidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s