El acceso a los expedientes en trámite

Carles San José i Amat

Profesor de la asignatura “Acceso a la documentación. Protección de datos” del Máster en Archivística y Gestión de Documentos (ESAGED-UAB)

.

Hasta las leyes de transparencia (Ley estatal 19/2013 i Ley catalana 19/2014), el derecho de acceso a la información contenida en expedientes en trámite estaba reservado sólo a los interesados en dichos procedimientos. Quienes no ostentaban tal condición, sólo podían acceder a esos expedientes “ajenos” una vez finalizado el procedimiento, según disponía el art. 37.1 de la Ley 30/1992, y también el art. 27 de la Ley 26/2010, en ejercicio del derecho de acceso a archivos y registros (art. 105 CE).

Ambos preceptos legales han sido derogados por las leyes de transparencia estatal y catalana, las que a su vez, en su disposición adicional primera, y tras un redactado sensiblemente distinto, han introducido una previsión coincidente. En el caso de la Ley 19/2014 el literal es el siguiente: “El acceso de los interesados a los documentos de los procedimientos administrativos en trámite se rige por lo que determina la legislación sobre régimen jurídico y procedimiento administrativo”. El redactado de esta disposición es claro en lo que dice, pero genera muchas dudas respecto lo que no dice.

Así, por una parte el acceso de los interesados a “su” expediente seguirá rigiéndose de modo general por los artículos 35.a) de la Ley 30/1992 y 26 de la Ley 26/2010, y por lo previsto en dichas leyes de modo específico para el trámite de audiencia. Pero ¿Qué sucede con el acceso a expedientes en trámite por parte de no-interesados? Como decía, el tema no está nada claro.

Por una parte podría entenderse que el acceso de los no-interesados a expedientes en curso se regiría por la regulación general del derecho de acceso a la información pública prevista en las leyes de transparencia, de modo que en principio sería posible tal acceso por parte de cualquiera. Abonaría esta postura el preámbulo de la Ley 19/2013, cuando censura las deficiencias del derecho de acceso en la regulación anterior, “al estar limitado a documentos contenidos en procedimientos administrativos ya terminados”. También favorecería tal interpretación la imposibilidad de aplicar restricciones al derecho de acceso no contempladas en las leyes de transparencia.

Frente a tal postura, podría defenderse que el derecho de toda persona a acceder a la información pública no puede ejercerse respecto expedientes en trámite en los que no se es interesado. Esta tesis podría fundamentarse en varios argumentos, que por razones de espacio simplemente enumero aquí, y dejo para otra ocasión su desarrollo. Tales argumentos serían: a) en el derecho de acceso a un expediente en trámite, no puede equipararse la posición del interesado con el no-interesado; b) causas de inadmisión del derecho de acceso; c) las garantías del derecho de acceso del no-interesado no pueden ser iguales –y menos aún superiores- a las del interesado; y d) finalidades que persiguen el procedimiento administrativo, y el derecho de acceso a la información pública.

Anuncios

3 comentarios en “El acceso a los expedientes en trámite

  1. Pingback: El acceso a los expedientes en trámite (2) | Factor GDA

  2. Hola,
    En nuestro organismo distintos funcionarios tenemos justamente las dos posturas que aquí se describen. En mi caso considero que la Ley de Transparencia no se aplica a los expedientes que se encuentren en tramitación, es decir, sólo podrían acceder los interesados. Es la postura más conservadora que evita realizar una actuación irreversible (una vez que ha tenido acceso no se puede deshacer ese acto) pero que puede ser errónea y estar limitando derechos.

    Es una cuestión fundamental que la redacción de la Ley no debería haber dejado a la interpretación (no es tan difícil redactarlo claramente).

    Me uno a Blanca en la espera de argumentos para reforzar o cambiar mi postura.

    un saludo,
    Alfredo

    Me gusta

  3. No es una novedad que los cambios legislativos no siempre se hacen con la finalidad de aclarar ideas y resolver situaciones problemáticas. La ambigüedad de las leyes y la posibilidad de interpretarlas no son buenos atributos a la hora de tener que aplicarlas. En este sentido el post resulta interesante, pero espero con impaciencia los siguientes, en los que abordarás esos argumentos que apuntas y que son realmente los que nos facilitarán la resolución de los problemas que plantea el acceso a la información pública, en el día a día. Lo prometido es deuda!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s